-->

Entrevista con Sabores Púrpura en sus plantaciones de Portugal

En nuestro viaje a Portugal visitamos las plantaciones de uno de los mayores socios de Juicy Fields: Sabores Púrpura, empresa dedicada al cultivo de frutos rojos, especias y plantas medicinales. En su zona de cultivo, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Miguel Silva, CEO de la compañía. 

¿Qué es Sabores Púrpura?

Sabores Púrpura empezó hace 10 años de la mano de Miguel y su mujer Sofía, como una empresa dedicada al sector de los frutos rojos y las especias. La amplia formación recibida por los trabajadores, junto con una producción sin residuos, llevaron a que sus fresas fueran consideradas como las más exquisitas del mundo. Más tarde, debido a un problema de salud de uno de los hijos de la pareja, Miguel y Sofía decidieron apostar por el cannabis.

“De repente, el más pequeño de nuestros siete hijos, empezó con convulsiones febriles. La primera vez que ocurrió, Sofía y yo no supimos qué hacer. Descubrimos que este problema no tenía solución con las medicinas tradicionales y que no había medicamentos para prevenirlo. Entonces, pensamos que el cannabis podría ser una muy buena solución. Sabíamos que en Estados Unidos había niños que habían conseguido superar las convulsiones a través de tratamientos basados en el cannabis”. 

A partir de entonces, Miguel y Sofía se pusieron a investigar en profundidad sobre el cannabis y a invertir toda una serie de recursos en el estudio de esta planta. “Lo que debíamos ver era si los productos que se creaban eran lo suficientemente seguros como para dárselos a nuestro hijo y vimos que no era así. En aquel momento nos entró miedo al ver que este tipo de medicamentos estaban en manos de empresas que, probablemente, se estaban equivocando en el proceso de producción de la planta”. 

Estas circunstancias llevaron finalmente a Sofía y a Miguel a iniciar un largo camino para conseguir un medicamento que fuera seguro para su hijo. “No solo se trataba de tener una licencia para producir, sino de generar un estándar de seguridad para este tipo de medicamento”, explica. 

Alianza de JuicyFields con Sabores Púrpura

Sabores Púrpura lleva años siendo uno de los grandes socios de JuicyFields.“Esta alianza es una oportunidad para que muchas personas puedan aportar algo bueno al mundo sin necesidad de tener una licencia para producir una planta”, comenta Miguel Silva. 

En el caso de Sabores Púrpuras, su función consiste en garantizar toda una serie de conocimientos de cultivo de cannabis para uso farmacéutico. En cuanto a JuicyFields, su trabajo es ser un punto de conexión, asumir la responsabilidad de conseguir que haya inversor y también comprador. “JuicyFields nos pone en contacto con gente alrededor del mundo que nos permite trabajar con un objetivo, un propósito que va más allá de la creación de productos. Con ellos, la gente puede aportar ideas, soluciones y con todo ello podemos complementar nuestros proyectos”, declara Silva. 

La evolución del cannabis en Portugal

La concepción del cannabis ha experimentado un giro de 360º en estos últimos años. Hemos pasado de la criminalización total a la cada vez mayor inclusión en el campo sanitario. En el caso de Portugal, este se trata de uno de los países más progresistas en cuanto a la legalización del cannabis. No obstante, no siempre fue así. Desde 1961, explica Silva, se ha intentado apartar al cannabis de la medicina para ponerlo al lado de las drogas ilegales, considerándose una planta sin propiedades medicinales. “La gente veía el cannabis como algo que pertenecía al mercado negro y por ello, no querían relacionarse con él porque estaba mal visto”. 

Pero ahora la legislación ha cambiado y con ella la mentalidad de los ciudadanos. “Hoy en día se habla del cannabis como una solución para muchas personas enfermas que buscan una alternativa”, explica Miguel Silva. “Actualmente, este tipo de medicamentos pueden encontrarse en las farmacias de forma legal y segura”. 

Licencias para plantaciones de cannabis

Según explica Silva, las licencias son los puntos del proceso más difíciles de conseguir. Y no es de extrañar que sea así, ya que si todo el mundo pidiera una y la consiguiera sin pasar por filtro alguno, “tendríamos productos que no serían seguros”, comenta. “No solo importan las ganas, sino también el conocimiento sobre el proceso de cultivo y no todas las personas lo tienen”. Portugal cuenta con unas autoridades que buscan empresas que sean capaces de probar que cuentan con dichos conocimientos y que, por ende, puedan desarrollar un producto seguro para los consumidores. 

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram